Abonos orgánicos

¿Qué es un abono orgánico?

El abono orgánico es un tipo de fertilizante para plantas que ha sido elaborado a partir de elementos 100% naturales, es decir, que no contiene ningún tipo de elemento químico en su composición.

¿Qué tipo de abonos orgánicos existen?

Dentro de la clasificación de los abonos orgánicos, encontramos dos tipos claramente diferenciados en base a sus funciones y sus propiedades:

  • Abono orgánico de crecimiento: se destina para las fases iniciales del ciclo vital de la planta, cuando ha de brotar desde la semilla. 

  • Abono orgánico de floración: se emplea en la segunda mitad del ciclo vital de la planta, una vez esta se ha desarrollado y ha empezado a producir flores y frutos.

A su vez, este tipo de abonos pueden subdividirse en tres categorías en base a su estado:

  • Abonos orgánicos líquidos (los más frecuentes). Suelen venir envasados y se disuelven en agua

  • Abonos orgánicos sólidos, como el estiércol

  • Abonos orgánicos en polvo

¿Dé qué está hecho el abono orgánico?

La composición de un abono orgánico es 100% natural. Todos sus ingredientes provienen de la propia naturaleza y no han sido procesados ni alterados. Normalmente, los abonos orgánicos suelen estar formados por extractos de algas, polvo o restos de frutas, mezcla de microorganismos beneficiosos para el suelo, excrementos de animales  y una larga lista que puede variar en función de la marca o del tipo de abono.

¿Para qué se utiliza el abono orgánico?

Un abono orgánico para plantas se utiliza para potenciar o bien el crecimiento de la planta (abono de crecimiento orgánico) o bien para potenciar la fase de floración (abono orgánico de floración). Su uso no difiere del de otros abonos, pues la finalidad de todos estos productos es la de ayudar y potenciar el ciclo de crecimiento y maduración de una planta.

¿Para qué sirve el abono orgánico en las plantas?

El abono orgánico no solo se usa para potenciar el crecimiento y la floración de una planta. Este tipo de fertilizantes poseen una serie de características que los hace muy beneficiosos para un cultivo, puesto que:

  • No alteran las propiedades naturales de la planta. Los fertilizantes inorgánicos o químicos pueden llegar a cambiar de forma drástica aspectos clave de la planta, como el sabor, el aroma o el color. Un fertilizante orgánico nunca hará esto, solo potenciará sus propiedades sin alterarlas.

  • Mejorará el sabor y el aroma. Uno de los beneficios de emplear un abono orgánico es que no modificará el sabor o el aroma de la planta, sino que los intensificará sin que pierdan sus propiedades originales, haciendo que los frutos sean más sabrosos y su aroma más fuerte.

  • La planta gozará de una mejor salud. Un abono inorgánico o 100% químico puede reforzar las defensas de una planta, pero nunca al mismo nivel que un abono orgánico. Al incluir microorganismos beneficiosos para el suelo, es común que este tipo de abonos protejan mucho mejor a las plantas contra plagas de hongos, insectos o incluso que las proteja mejor del estrés.

  • Mejora la salud del suelo. Esto es importante ya que es algo que no consigue un abono inorgánico. Que el suelo del cultivo goce de buena salud es vital ya que de ello dependerá la aireación de las raíces.

  • Aportan dosis más elevadas de nutrientes. Es común que los abonos orgánicos contengan dosis más elevadas de nutrientes como el Fósforo y el Potasio, ambos elementos cruciales para el desarrollo de la planta.

Filtrar por

Precio
Marcas
Más... Ocultar
Filtro
Producto agregado a la lista de favoritos
Producto agregado para comparar.