Cultivo

En esta sección encontrarás los productos necesarios para el cultivo de plantas, tanto para cultivos en interiores como para cultivos exteriores.

En España el cultivo de plantas de este tipo es legal y está regulado por el Real Decreto 1729/1999, aunque existen ciertos límites que se deben respetar, como el nivel de THC de la planta, o que se trate de semillas reconocidas y reguladas por la propia Unión Europea. Dicho esto, si estás interesado en saberlo todo sobre el cultivo de esta clase de plantas y de sus productos, en esta página te daremos las claves necesarias para entender cómo llevara cabo con éxito tu cultivo:

Formas de cultivar 

Si te estás preguntando cómo cultivar una planta de estas características a rasgos generales, existen dos formas de llevar a cabo el cultivo:

  • Cultivo en exterior

  • Cultivo en interior

Cultivos en interior

Son cultivos que necesitan una fuente de iluminación artificial, simulando la luz solar para su correcto crecimiento. En el interior siempre vamos a poder tener mucho más control sobre el desarrollo, bienestar y condiciones de nuestras plantas. 

Cultivos en exterior o invernadero

En este tipo de cultivo, lo principal es tener en cuenta la estación en la que se cultiva y escoger un buen lugar donde nuestro preciado jardín tenga las máximas horas de sol directamente

¿Cultivar en interior o en exterior?

Cultivo de plantas en el interior. Los cultivos en interior nos permiten tener un mayor control sobre las plantas y la zona de cultivo. Temperatura, humedad, horas de luz, horas de oscuridad, limpieza, control de olores, control de plagas y hongos, control sobre el crecimiento de la planta, evitar las condiciones adversas del clima y máximo rendimiento en el menor espacio y tiempo posible.

Cultivo de plantas en el exterior. Obtenemos un desarrollo natural de nuestras plantas, una fuente de luz fiable (si no hay nubes), desarrollo radicular exuberante siempre que haya un buen medio, cultivo estacional, pero más económico, ya que evitamos los costes de luz y mantenimiento de la sala de cultivo.

Tipos de cultivo de plantas

Existen distintas técnicas o modos de cultivar plantas. Los más populares son:

  • Cultivo en tierra: el tipo de cultivo tradicional, con un sustrato estándar.

  • Cultivo en coco: sustrato rico en fibra de coco que favorece la absorción de nutrientes y potencia la floración.

  • Cultivo en lana de roca: cultivo inerte que requiere de la aplicación de abonos y fertilizantes. Suele desarrollarse en cubos o en tacos y se emplea para semillas que han de brotar o para esquejes.

  • Cultivo en hidroponía: cultivo a base de agua, la cual se emplea para el desarrollo de las raíces. Requiere emplear múltiples sistemas de riego y es costoso, pero con él se favorece a incrementar la cosecha.

  • Cultivo aeropónico: mediante este método de cultivo, se dejan expuestas las raíces de la planta, que quedan suspendidas en el aire, y se les aplica tanto el agua como los sustratos diluidos mediante pulverización. Se trata de una técnica muy difícil solo apta para cultivadores experimentados.

  • Cultivo en Autopot: sistema inteligente a base de agua que suministra a las plantas situadas en sus recipientes la cantidad de agua exacta que necesitan, ni más, ni menos. Es el sistema más cómodo, ya que con él no es necesario estar atento al desarrollo de las plantas dado que el sistema Autopot se ocupa por sí solo de la mayoría de las gestiones.

Productos para el cultivo de plantas

Para llevar a cabo un correcto cultivo de tus plantas, necesitarás utilizar los siguientes tipos de productos:

  • Sustratos. Es la base principal en la que brotará la semilla y se desarrollarán las raíces de la planta. De él extraerá los nutrientes necesarios para su desarrollo.

  • Abonos y fertilizantes. Son productos ricos en nutrientes que deben administrarse en distintas fases del cultivo, ya que aportan los nutrientes que la planta necesita para su correcto y óptimo desarrollo y su posterior floración.

  • Recipiente de cultivo. Ya sea una maceta, una bandeja, una mesa, etc. Es el lugar en el que cultivarás tu planta.

  • Limpiadores de sales. Productos que se encargan de eliminar los restos de sales minerales y exceso de nutrientes del sustrato de las plantas para evitar una sobrefertilización. 
  • Sistema de riego. Necesitarás un sistema de riego para suministrar a tus plantas el agua y los nutrientes que necesitan. Para ello, puedes usar desde una regadera o un pulverizador hasta un sistema automático más sofisticado.

  • Kit de iluminación. En caso de cultivar en interior, necesitarás elementos como una luz led, una bombilla para cultivo de plantas e incluso un reflector y un balastro. El uso de estos objetos suele englobarse en el “cultivo de led”.

  • Insecticidas. Nunca se sabe cuando una plaga puede atacar a tus plantas, de modo que necesitas tener a mano un insecticida que te permita acabar con los insectos que están dañando la salud de tu planta.

  • Productos de jardinería. Ya bien sean palas, guantes, etc.

  • Extractores de resina. Ideales para extraer la resina de los frutos para su posterior  consumo.

  • Botes herméticos. Envases para guardar los frutos y frutos de la planta. Mantendrán su esencia y sus propiedades intactas.

  • Armarios. El cultivo de plantas en armario es una estrategia de cultivo interior muy popular. En él se colocan las plantas para protegerlas y distribuirlas de forma ordenada para recibir mejor la luz led (y para contener su olor).

Filtrar por

Categorías
Precio
Marcas
Más... Ocultar
Filtro
Producto agregado a la lista de favoritos
Producto agregado para comparar.