Control de plagas

¿Qué es un insecticida?

Un insecticida es un producto elaborado con el fin de acabar con diferentes plagas de insectos. Normalmente su composición, altamente tóxica o mortal para los insectos, es capaz de acabar con ellos en cuestión de horas o minutos. Este producto suele comercializarse en tiendas especializadas o incluso supermercados, aunque es cierto que existen algunos insecticidas que solo se venden a empresas de control de plagas debido a que su manejo requiere de un uso experimentado o bien porque pueden ser tóxicos para los humanos y no se aconseja su uso sin el equipamiento e instrumental adecuado.

¿Se puede echar insecticida en las plantas?

, aunque no todos los insecticidas que existen son aptos para ello. Existen insecticidas para plantas de diferentes tipos (por ejemplo, existen concretamente insecticidas para plantas de jardín) y se debe escoger siempre el adecuado para su planta o plaga, pues no todos los insecticidas para plantas actúan del mismo modo. Lo recomendable es siempre consultar a un especialista y leer siempre las indicaciones facilitadas por el fabricante del producto.

Tipos de insecticida para plantas

A rasgos generales, podemos dividir los insecticidas para plantas de la siguiente manera:

  • Insecticida natural para plantas. Es aquel elaborado a partir de elementos 100% orgánicos. Este tipo de insecticidas no suelen dañar a las plantas (siempre y cuando no te pases con las dosis indicadas) y no suele alterar las propiedades de la planta (como el sabor y el aroma).
  • Insecticida químico para plantas. Los famosos pesticidas, usados sobre todo por los agricultores. Se trata de un producto de control de plagas elaborado con elementos químicos que pueden ser dañinos tanto para los insectos como para los humanos, pues se desaconseja el consumo de plantas y frutas rociadas con varios pesticidas, ya que no solo puede perjudicar a la salud, sino que, además, altera el sabor y el aroma de la planta (siendo, en general, menos sabrosas).

Para las plantas se recomienda el empleo de insecticidas naturales, pues de ese modo los frutos de la planta no perderán sus propiedades y, además, su consumo no será peligroso, aunque claro está que la aplicación de uno u otro dependerá del tipo de plaga que se quiera erradicar, pues tal vez un insecticida orgánico para plantas no sea capaz de erradicar su plaga invasora. 

¿Contra qué plagas actúan los insecticidas?

Es habitual que un insecticida para plantas funcione con múltiples plagas, aunque algunos se centran en una plaga en concreto. Lo más normal es que un insecticida estándar esté pensado para acabar con:

  • Orugas

  • Pulgones

  • Mosca blanca

  • Mosca de la fruta

  • Mosquitos

  • Arañas (roja, blanca…)

  • Larvas y gusanos

  • Trips

  • Babosas

  • Piojo harinoso

  • Escamas

  • Polillas

Estos son solo algunos de los casos más típicos, pero puede haber más. Antes de escoger un insecticida para plantas, verifica si ese producto en cuestión es eficaz contra los insectos que están causando estragos en tus plantas.

¿Cómo usar insecticida en plantas?

Depende del tipo de insecticida. Lo habitual es que se aplique mediante un pulverizador y de forma foliar, aunque algunos se han de aplicar en el sustrato o incluso en las raíces. Normalmente no requiere ningún tipo de preparación ni mezcla (a no ser que sea en formato pastilla, en cuyo caso si requerirá la disolución en agua). 

¿El insecticida mata las plantas?

Es posible, sí, sobre todo si no aplicas bien las dosis adecuadas. A la hora de aplicar un insecticida para plantas, conviene revisar bien las instrucciones del fabricante y aplicar solo las dosis recomendadas en la periodicidad indicada. En caso de excederse, las consecuencias podrían ser mortales para las plantas.

Si el insecticida para plantas que estás usando no te ofrece los resultados esperados, lo mejor es cambiar de producto en vez de reforzar las dosis.

¿Qué otros productos de control de plagas existen?

Los insecticidas no son el único producto de control de plagas que existen. Dentro de esta gama de productos, destacan.

  • Los fungicidas. Se trata de un producto capaz de acabar con los hongos que atacan a las plantas. Los hongos son, junto a los insectos, la mayor plaga a la que se enfrentan las plantas, motivo por el cual existen en el mercado una gran variedad de productos de esta gama.

  • Tiras atrapainsectos. Son tiras adhesivas cuyo olor atrae a los insectos. Al entrar en contacto con ellas, quedan atrapados y terminan por morir de inanición.

  • Herbicidas. Se usa para acabar con las malas hierbas que crecen en el mismo sustrato que nuestro cultivo y que, por tanto, se están beneficiando de los abonos y de una parte de los nutrientes que tendrían que ser para la planta o conjunto de plantas principal. 

  • Complejos vitamínicos. Son productos que refuerzan las defensas de las plantas y las hace más resistentes a ataques e invasiones de múltiples plagas.

Filtrar por

Categorías
Precio
Marcas
Más... Ocultar
Filtro
Producto agregado a la lista de favoritos
Producto agregado para comparar.